REGLAS

Desde el siglo XVII generaciones de fieles católicos onubenses se han reunido alrededor de las devociones marianas de la Merced y de los Dolores y de las cristíferas de las Cadenas y de Jerusalén y Buen Viaje para manifestar su fe y su compromiso fraterno. Originariamente como esclavitud mercedaria, servita más tarde, y posteriormente como cofradía penitencial, los hermanos de esta Corporación han venido dando testimonio de fe y estableciendo lazos fraternales entre ellos y, a través de los siglos, han sido capaces de transmitir su devoción y de mantener el culto público a Nuestro Señor Jesucristo y a su Bendita Madre, que es Fuente de Misericordia y Señora de sus siervos. Comenzando con las primeras Reglas conocidas de la Esclavitud de la Merced de 1737, a las que siguieron las de la Venerable Orden Tercera Servita de 1772, pasando por las Reglas de 1864 con las que se inicia el camino penitencial o las de 1899, y así sucesivamente hasta llegar a las de 2003 y sus posteriores reformas (2005, 2012 y 2014), éstas han sido marco de gobierno y de convivencia en la Hermandad. La vigente Normativa Diocesana para Hermandades y Cofradías de la Diócesis de Huelva fue aprobada en mayo de 2014. Este nuevo marco obligaba a su adecuación en fondo y forma, y fruto de ello son las presentes Reglas, conformadas por los Estatutos y el Reglamento de Régimen Interno, que, a partir del Decreto de confirmación por parte del ordinario, rigen la vida de esta Venerable Hermandad Sacramental.