NTRA. SEÑORA DE LA MERCED

La imagen de Nuestra Señora de la Merced es una talla de autor anónimo de comienzos del siglo XVII, atribuida con fundamento a la escuela sevillana, en concreto a la producción de D. Juan de Mesa. El Niño Jesús fue incorporado, probablemente, a posteriori.

El 4 de agosto de 1618 se reunía el consejo de la villa de Huelva con el fin exclusivo de tratar la llegada de la imagen de la Virgen de la Merced, a instancias del duque de Medina Sidonia. Un mes más tarde, llegaba al muelle de Huelva (siendo la primera imagen en procesionar por la ría), procedente de Sanlúcar de Barrameda en engalanada embarcación del duque. A su llegada al Arco de la Estrella fue recibida por las Autoridades, clero secular y los frailes de los tres conventos, a los que se unían la nobleza, la infantería y el pueblo en masa. Se trasladó la imagen a la Parroquia Mayor de San Pedro, donde permaneció durante tres días, celebrándose solemnes cultos y, posteriormente, pasó a la Iglesia del Convento de Ntra. Sra. de la Merced.

La Virgen de la Merced presidió el altar mayor de la Iglesia probablemente desde su llegada, hasta la última restauración del templo en los años setenta del pasado siglo. Actualmente recibe culto en un retablo barroco en el tercer tramo de la nave del evangelio. Es la titular gloriosa de la Corporación y la talla de candelero más antigua de la ciudad.

Nuestra Señora fue intervenida en la década de los años 50 por el escultor D. Antonio León Ortega. En 1997 se le eliminan los repintes que ocultaban su belleza, recuperando la policromía original del rostro. Dicha intervención fue realizada por la conservadora Dña. Cinta Rubio.

La Hermandad celebra, en colaboración con la Parroquia, función solemne el día de su festividad, 24 de septiembre, además de la Procesión Gloriosa que realiza anualmente en torno a esa fecha.